sábado, 7 de abril de 2012

CARACTERÍSTICAS DE UN NIÑO SANO:



   



    -Tiene un Peso y Talla normal a su edad y desarrollo.
    -Tiene un buen apetito y una dentadura sana.
    -Se muestra sociable, participativo, alegre y atento.
    - Está activo, curioso, explorador y su sueño es normal.
    - Muestra un lenguaje y se expresa de  acuerdo a su edad.
    - La  digestión del niño es normal.







CARACTERÍSTICAS DE UN NIÑO ENFERMO:




- Se encuentra decaído,sin ánimo, irritable y no presenta tener apetito.
-Presenta falta de sueño e intranquilidad  en el.
-Presenta estornudos, tos, debilidad, problemas digestivos, respiratorios.
- Tiene un tono pálido en su rostro, presenta temperatura alterada ( Fiebre).
- Tiene mucosidad y ojeras.







ENFERMEDADES MÁS COMUNES EN NIÑOS DE 0 A 3  AÑOS.

* Afecciones Respiratorias:
Son causadas por agentes virales y son transmitidas por personas ya enfermas. Las condiciones de contagio del niño son la mala ventilación y calefacción del ambiente, la contaminación y la  falta de higiene. A través de nebulizaciones o aerosolares se administra humedad directamente a las vías respiratorias lo que ayudará a la respiración y descongestión del niño.

* Otitis:
Esta infección compromete el oído medio, las causas de esta enfermedad pueden ser viral o bacteriana, siendo esta última la mas común. Se asocia generalmente con una infección de las vías respiratorias. La infección del oído produce congestión y aumento de presión del tímpano. Algunos de los síntomas de la Otitis es fiebre alta, malestar general, molestias en el oído como dolor intenso y disminución de la audición.
  Existen riesgos de que esta enfermedad presente complicaciones serias como una lesión crónica en el oído hasta llegar a convertirte en Meningitis, por lo tanto, debe ser tratada por un médico de forma oportuna.


*Faringo- amigdalitis:
 La infección compromete la Faringe y las Amígdalas. Puede ser causada por un virus o bacteria. En los Lactantes por lo general es viral, mientras en en los niños mas grandes es bacteriana. Esta enfermedad produce congestión, aumento de las secreciones, las amígdalas se aprecian rojas e inflamadas. Se presenta dolor en la zona, molestias para tragar, vómitos y compromiso del estado en general. Habitualmente se produce fiebre.
   Esta enfermedad es muy frecuente en niños de la edad pre-escolar (0 a 6 años), esta infección tiene tratamiento, sin embargo, tiene un gran riesgo por lo que debe ser tratada por un médico.

*Bronquitis Aguda:
Infección generalmente viral, que provoca inflamación de la tráquea y bronquios. Las características de este cuadro son la tos causada por la acumulación de secreciones en los bronquios y tráquea. En los lactantes la tos puede ocasionar vómitos por lo que al alimentarlos hay que hacerlo lentamente. En los niños mas grandes es recomendable que la tos sea una forma de eliminar y soltar las secreciones ubicadas en sus bronquios así expulsarlas vía oral.

*Bronconeumonía:
Es una enfermedad que se presenta por la complicación de un cuadro respiratorio o de una bronquitis. El niño se decae muy fácilmente, presenta fiebre alta, falta de apetito, dificultad para respirar. 

CUIDADOS GENERALES PARA UN NIÑO ENFERMO

1. Aumentar la ingesta de líquidos para facilitar la eliminación de toxinas por la orina y reponer la mayor pérdida  a causa de la fiebre, aumento de las secreciones o la presencia de vómitos y diarrea.
2. La alimentación debe ser dividida y liviana para evitar los vómitos.
3. Cuando el niño tiene tos, para evitar producirla los alimentos que ingiera el niño deben ser tibios y administrados en forma lenta. Ya que si son administrados muy rápidos, calientes o fríos producirán irritación en la zona de infección.
4. Mantener al niño en casa para no exponerlo a cambios de temperatura u otros contagios. Restringir la actividad física  para evitar mayor esfuerzo respiratorio, que transpire y le de tos.
5. Si el niño permanece en cama, mantenerlo con ropa suelta y liviana. Cuando duerma, en lo posible, sentarlo para favorecer la respiración.
6. Realizar un aseo nasal especialmente en los niños que no saben sonarse.
7. No abrigarlos en exceso.
8. Ayudar al niño a satisfacer sus necesidades básicas ( comer, ir al baño en caso de un niño grande y ayudarlo a dormir).
9. En caso de infecciones respiratorias, es necesario poner al niño en una posición donde su cabeza y tórax queden mas altos que el resto de su cuerpo. Así se favorece la respiración y despeje de las zonas vías respiratorias.


Es necesario recordar que al niño se le debe apoyar emocionalmente con afecto, recreación y un medio ambiente terapéutico, para aliviar las tensiones que producen estas enfermedades. Los tratamientos dolorosos o desconocidos para el niño, frecuencia de exámenes, forzar al niño a comer, ambientes extraños y la separación de los padres, puede provocar que se agrave un problema respiratorio.


1 comentario: